Documentación de interese
USC APOSTA POLA MEDIACIÓN
08 de febrero del 2011
Expertos en Derecho penal y procesal, además de psicólogos, de las universidades de Santiago, Oviedo, Carlos III y la Complutense de Madrid están estudiando la mediación como una de las posibles soluciones que se pueden poner en marcha para intentar disminuir el número de víctimas de la violencia de género.
«A lei integral contra a violencia de xénero, sendo boa, falla nalgúns aspectos», explica la coordinadora del proyecto, la catedrática Raquel Castillejo, quien también aporta datos «desoladores» sobre el número de víctimas de la violencia machista de los últimos años. Del total de denuncias del primer semestre del 2010 -un total de 15- solo el 7% habían sido interpuestas por las propias víctimas, mientras que el 72% habían sido atestados y tan solo el 2% denuncias de parientes de las víctimas.
¿Funciona la mediación? «A mediación en violencia de xénero non é terapia», explica Castillejo. Se trata, sobre todo, de hacerle entender a la víctima su valía como persona y que está capacitada para decidir por sí misma. Además, también procura que el agresor se dé cuenta de que con su actitud provoca un daño a su pareja e intente ponerse en su lugar. «A mediación non é unha cura para os agresores, pero si unha maneira de facelos recapacitar sobre o sometemento da muller, sobre a violencia», aclara la catedrática de la Universidade.
La mediación está prohibida por ley en los procesos penales. De todos modos, se está aplicando en algunos casos de violencia de género como experiencia piloto y tiene éxito. Además, la USC investiga el grado de efectividad de los tratamientos que en la actualidad están obligados a recibir los maltratadores para evitar reincidir
Volver